jueves, 11 de junio de 2015

Investigación interna de la ONU sobre las violaciones cometidas por sus cascos azules

Ayer la agencia Reuters divulgó (*) un informe interno de los servicios de control de la ONU fechado el 15 de mayo que relata cientos de violaciones y casos de explotación sexual cometidos por los cascos azules y, por consiguiente, por la propia ONU.

En los países ocupados por tropas del organismo internacional los soldados intercambiaron dinero, joyas, perfumes, teléfonos móviles y otras mercancías a cambio de prestaciones sexuales a pesar de la prohibición formal.

Interrogadas por los investigadores de la ONU, las mujeres declararon haber actuado motivadas por el hambre, la pobreza y el deseo de mejorar sus condiciones de vida.

“Pruebas procedentes de dos misiones de mantenimiento de la paz demuestran que las transacciones sexuales son comunes y están subestimadas”, indica el documento de la ONU.

Es seguro que sólo conocemos la punta del iceberg. En total el documento contabiliza 480 denuncias por violación y explotación sexual contra soldados de la ONU entre 2008 y 2013, de los que un tercio de las víctimas fueron niños. El año pasado se registraron 80 casos de violación.

La mayor parte de los casos registrados se produjeron en el Congo, Liberia, Haití y Sudán del sur.

Los servicios de control de la ONU no sólo reconocen la absoluta impunidad por los delitos cometidos sino que califican, además, la asistencia a las víctimas como “deficiente”.

En Centroáfrica las acusaciones de violación contra los soldados del ejército francés procedentes de niños que fueron explotados a cambio de alimentos han hecho que los fariseos se rasguen las vestiduras. A comienzos de este mes la ONU anunció la apertura de una investigación externa independiente. Al menos 14 soldados franceses están acusados de violar niños entre diciembre de 2013 y 2014.

(*) http://uk.reuters.com/article/2015/06/10/uk-un-peacekeepers-abuse-idUKKBN0OQ2CV20150610

No hay comentarios:

Publicar un comentario