jueves, 4 de junio de 2015

Internet es una ratonera (6)

Hace unos días la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la Freedom Act, la ley que mantiene el programa de espionaje telefónico indiscriminado de la Agencia de Seguridad Nacional. Sin embargo, el Senado ha bloqueado su puesta en marcha. Se supone que a partir del lunes 1 de junio la Agencia de Seguridad Nacional ha desconectado los sistemas que permiten recolectar los metadatos de las llamadas telefónicas en territorio estadounidense. Desde octubre de 2001 es la primera vez que la Agencia de Seguridad Nacional no podrá captar en bruto los metadatos de manera legal.

De no haber bloqueado la ley, las empresas telefónicas hubieran tenido que conservar los metadatos o información sobre las llamadas efectuadas en Estados Unidos, por si la Agencia de Seguridad Nacional se los pedía con una orden judicial. Dichos metadatos se han utilizado para cometer asesinatos de Estado, como reconoció el año pasado el antiguo director de la CIA Michael Hayden.

Al conocer la noticia los defensores de los derechos fundamentales se mostraron cautelosos. David Segal, de la plataforma Demand Progress, indicaba que “sin importar lo que venga ahora, la desaprobación esta noche de la extensión de la Sección 215 representa una victoria para la democracia sobre el totalitarismo; para el gobierno abierto frente las leyes secretas; para la razón frente a la histeria”. Un paso importante que podría ser el principio de otros similares en otros ámbitos -como el de el espionaje de los datos que se transfieren en internet- en los que la Agencia de Seguridad Nacional opera desde hace años.

El gobierno de Obama ha reconocido que las escuchas no han logrado frenar los atentados, y aunque el gobierno y el propio Obama han defendido siempre ese tipo de actividades de espionaje que capacitaban al FBI para estudiar esos metadatos bajo el amparo de la Sección 215, un informe emitido por el Departamento de Justicia confirmaba que en todo este tiempo “no se había identificado un caso importante que resultara del uso de los registros obtenidos en respuesta a las órdenes de la Sección 215”.
 
En junio de 2013 las filtraciones de Edward Snowden fueron vitales para el cese del espionaje, pero sólo es una pequeña parte de los esfuerzos de esta (y otras) agencias de espionaje por recabar ingentes cantidades de datos sobre sus ciudadanos y ciudadanos extranjeros con métodos de todo tipo.

El rechazado proyecto de ley no sólo buscaba limitar el programa de recolección de metadatos, sino que además buscaba reformar la Agencia de Seguridad Nacional incorporando varios cambios acerca de la manera en que el gobierno estadounidense vigila internet.

A principios de mayo, un tribunal federal de apelación declaró ilegal el programa de recolección indiscriminada de datos de las llamadas telefónicas hechas en Estados Unidos, aunque se abstuvo de cancelarlo, ya que la autorización de que disponía expiraba el domingo 1 de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario