miércoles, 3 de junio de 2015

A juicio dos guardias civiles acusados de torturas

El martes la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma inició el juicio contra dos guardias civiles por torturar en los calabozos del cuartel de Sant Antoni de Portmany (Ibiza), a un detenido que había hecho uso del teléfono móvil, que no le había sido intervenido.

La Fiscalía pide cinco años y medio de cárcel para cada uno de ellos, y solicita además que indemnicen a la víctima con 3.000 euros por las lesiones y las secuelas producidas.

Los hechos tuvieron lugar el 12 de octubre de 2009 de madrugada cuando José Ramón R.G y Víctor B.G. -que se encontraba fuera de servicio- se sintieron molestos porque el detenido había llamado por teléfono.

En lugar de dar una paliza a los ineptos de sus colegas que, al detenerle, no le incautaron el teléfono, se dirigieron a los calabozos para vengarse del detenido.

Una vez en los calabozos le sacaron al detenido y lo trasladaron a los baños del cuartel donde, durante el transcurso de diez minutos, le propinaron golpes en la cara, los brazos, la espalda y las piernas, causándole hematomas, contusiones y erosiones de hasta 20 centímetros en varias partes del cuerpo.

La Fiscalía solicita dos años y medio de prisión por un delito de torturas y tres años por el de lesiones, con inhabilitación para el formar paarte de la Guardia Civil durante el tiempo de la condena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario