jueves, 14 de mayo de 2015

La ONU es responsable de las violaciones cometidas por las tropas imperialistas en el Tercer Mundo

El 8 de mayo en una conferencia de prensa sobre las violaciones cometidas por los imperialistas franceses en la República Centroafricana, Zeid Ra'ad Al-Hussein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, denunció el número creciente de crímenes y culpó de ellos a la propia ONU. También exigió el lanzamiento de una campaña de alto nivel para que cesen las agresiones a mujeres y niños, así como la petición de una comisión independiente que investigue la situación.

En 2014 se registraron más de 50 casos de violaciones cometidas por personal de la ONU, aunque el número real es mucho mayor. La inmunidad diplomática permite que los culpables queden impunes y eviten la cárcel.

Las últimas violaciones “horribles” se atribuyen a las fuerzas “de paz” francesas que han invadido la República Centroafricana, aunque el portavoz de la ONU Stephane Dujarric aseguró que “no estaban bajo el mando y control” del foro mundial. “Pero la verdad es sorprendente y sencilla. Ningún mecanismo nuevo, ni métodos de operación nuevos, ni políticas nuevas podrán funcionar en la práctica para prevenir o castigar a los violadores [...] debido a que la burocracia de la ONU, responsable de implementar los cambios, es completamente disfuncional”.

“Esperamos que cualquier persona que participó en las actividades atroces que involucran a niños en República Centroafricana enfrente a la justicia y sea procesada”, dijo a los medios de comunicación.

Paula Donovan, codirectora de AIDS-Free World, la organización que ayudó a difundir un informe sobre la situación que se mantenía oculta, denunció que hubo “desde confusión e ineptitud en el terreno, hasta encubrimientos en los más altos niveles de la ONU en Nueva York”.

“Los Estados miembros deben someter a las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU a una comisión rigurosa, totalmente independiente, de investigación con acceso completo a los documentos y el personal”, exigió. Hasta que eso ocurra, las políticas o procedimientos nuevos que se adopten fracasarán, lo mismo que sucede con las actuales, advirtió Donovan.

Los periodistas le preguntaron a Donovan sobre si un convenio internacional sería efectivo contra la explotación sexual y las violaciones del personal, la policía y los expertos en misiones de la ONU, que en la actualidad son protegidos por la Convención de 1946 sobre Privilegios e Inmunidades. Pero la propuesta de un convenio internacional que castigue a los acusados ​​de violaciones en las llamadas “operaciones de la ONU en el extranjero”, ya se presentó en 2008 y nunca se concretó.

“La verdad es sorprendente y sencilla. Ningún mecanismo nuevo, ni nuevos métodos de operación, ni políticas nuevas podrán funcionar en la práctica para prevenir o castigar a los abusadores sexuales del personal [...] debido a que la burocracia de la ONU responsable de implementar los cambios es completamente disfuncional”, reconoció Donovan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario