domingo, 31 de mayo de 2015

El Banco de Inglaterra se prepara para salir de la Unión Europa

El viernes el Banco de Inglaterra reconoció que está estudiando las consecuencias económicas de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Ha elaborado un informe que, hasta hoy, es confidencial, aunque han enviado partes por correo electrónico a un periodista del diario The Guardian.

La filtración coincide con la campaña desatada ese mismo día por el Primer Ministro Cameron en la cumbre europea de Riga para renegociar los términos de la incorporación de Gran Bretaña al entramado de Bruselas.

Cameron ha planteado en público una serie de propuestas para calentar el referéndum previsto para la salida (o la permanencia) del país dentro de las instituciones europeas, que se celebrará a finales de 2017.

“Ha abierto la caja de Pandora de Europa”, comentaba El País hace dos años, queriendo decir que Cameron podía crear un abismo dentro del Reino Unido. No es exactamente así. Donde se ha abierto un abismo es en la Unión Europa y no por culpa de Grecia precisamente.

Ahora que todos cargan contra el “incumplimiento” de Grecia hay que romper una lanza en su favor: en la historia de la Unión Europea nunca se ha visto un chantaje barriobajero como el que pretende Cameron. Los acuerdos están para que los cumpla no sólo Grecia sino también el Reino Unido. Los acuerdos se negocian antes de firmarlos, no después.

El chantaje de Cameron es: si no renegociamos nos vamos, y lo que se van a encontrar en Bruselas es: pues os largáis con viento fresco. Es una de las pocas cosas que allá parecen estar meridianamente claras. Los 27 “socios” del tinglado prefieren que el Reino Unido abandone antes que ceder a las presiones.

En Europa tienen que andar con pies de plomo y Cameron debe hacer lo mismo. El Partido Nacional Escocés ha arrasado en las últimas  elecciones y es tan abiertamente proeuropeo que está dispuesto a convocar un segundo referéndum independentista, no ya sólo para separarse del Reino Unido sino también para continuar dentro de la Unión Europa, con un diferencia respecto al anterior referéndum: esta vez tiene muchas más posibilidades de ganarlo.

Cuando en 2013 Cameron anunció su plan dijo algo que, aunque es mentira, hay que tener muy presente: la Unión Europea se creó para traer la paz a Europa. Sin embargo, hoy el objetivo “no es conseguir la paz, sino asegurar la prosperidad”.

Resulta muy preocupante por varias razones. La primera es que Cameron separe la paz de la prosperidad. La segunda es que ponga antes a la prosperidad que la paz. La tercera es que ahora en Europa no tenemos ni una ni otra. La cuarta es que quizá Cameron cree que para conseguir una (la prosperidad) hay que acabar con la otra (la paz). En suma, al abrir la caja de Pandora Cameron abre la caja de truenos y relámpagos de la guerra imperialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario