viernes, 28 de noviembre de 2014

Hablando en cristiano

Nicolás Bianchi

No, Ronaldo, CR, no. Hablaremos de otros señores más cincunspectos. Y que hablan claro y sencillo y muy llanamente, como podrá verse si se tiene a bien continuar la lectura de estas modestísimas líneas.

El señor don Sinalagmático propuso que se ejerciera el Derecho de Autodeterminación como elemento básico de los Izquierdos Humanos. Don Perifrástico dijo que, ejem, no están los tiempos sino para sugerir -y no exigir- de manera responsable el Derecho a la Autodetermina. Por su parte, don Suceso Estocástico, mucho más realista -así decía-, habló del Derecho a la Autodeter. Hummm, se dijo caviloso don Cibernético, no sé, no sé, ¿y qué tal el Derecho a la Autode? Es posible, contestó don Entrópico, en política y en democracia todo es posible, como se sabe, pero lo viable, hoy por hoy, es solicitar el Derecho a la Auto. Sí, es lo más plausible, dijeron de consuno los señores Antanaclasis, don Anadiplosis y míster Anacoluto, conocidos como la "Triple A". Y punto, remacharon, mientras Monsieur Probóscide asentía con la trompa.

Cambiando de tema, el griego Domenikhós Torturíkides presentó un posible caso denunciado de torturas en el Reino de España (y no de corrupción como podría pensarse estos días pues no gustaban discutir de lo obvio). El señor don Nanogramo, jurista eminente, mostró sus dudas pirrónicas en pretérito perfecto, es decir, ¿he habido, has habido o ha habido? Serio y bizarro se puso don Norandrosterona, jurisperito reputado, para preguntarse en pretérito pluscuamperfecto si ¿había habido, habías habido o había habiendo habido? Del verbo haber, va de suyo, es casi un pleonasmo. Solemne se mostró don Hematocrito para inquirir, jitanjáfora mediante, y a saber lo que es eso, en pretérito anterior, si hube habido, hubiste habido o hubo habido. Y agregó con solvencia: ¿hubiendo habido hubo de haber habiendo habido o habiendo de haber hubo lo que hubo de haber habido? Aquí está el quid y hasta el quiddam, sentenció satisfecho. Todavía más escolástico, en plan de futuros contingentes, el musculoso y viril don Testosterona, que fuera lanzador de martillo en su época universitaria, usando futuro perfecto, diagnosticó un ¿habré habido, habrías habido o habrá habido? Por último, que ya está bien, el doctor en Derecho don Nomenclátor Arroba Punto Com, se expresó en subjuntivo ante el asombro y pasmo del foro y en pretérito pluscuamputrefacto, que diría el gran Augusto Monterroso, de esta manera y no de otra, lean: ¿hubiera o hubiese habido, hubieras o hubieses habido o qué coño hubiere o hubiese habido?

En resumen: ¿hubo de haber lo que habiendo habido habría habido de haber habido lo que hubo si lo hubo lo que hubiera habido, einnn? ¿De qué tratamos?, preguntó el británico míster Trending Topic. De un presunto caso de torturas, le respondieron.

Luego de frugal refectorio, para recobrar fuerzas después de tanto esfuerzo intelectual sobrehumano, se pasó a la conjugación en el Monasterio de San Esteban de Salamanca del escurridizo verbo SER, adornado con divertidos zéjeles y más discutidos zeugmas. Ciertamente emotivas y edificantes jornadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario