jueves, 20 de septiembre de 2018

Los yihadistas no aceptan el acuerdo para desmilitarizar Idlib firmado entre Moscú y Ankara


La aplicación del acuerdo sobre la creación de zona desmilitarizada en Idlib, alcanzado durante las conversaciones entre los presidentes ruso y turco el 17 de septiembre, no va a ser una tarea fácil.

Al día siguiente el Ministro de Defensa ruso Serguei Shoigu dijo que habían comenzado los trabajos para establecer un nuevo sistema de seguridad en la zona de desescalada de Idlib. Recordó que todas las armas pesadas deben retirarse de la zona desmilitarizada antes del 10 de octubre y que los grupos radicales deben retirar sus fuerzas antes del 15 de octubre.

Pero Al-Qaeda, el Partido Islámico Turco, Jaish al-Izza y Hurras Addin se niegan a aceptarlo y a retirar sus fuerzas y equipo militar de la línea de contacto. No queda otra que “obligar” a los yihadistas a cumplir el acuerdo. Por las buenas o por las malas.

Los medios de comunicación yihadistas ya han comenzado a decir que Damasco no respetará su parte del acuerdo, creando así un clima que justifica las acciones de Al-Qaeda y sus aliados, que es muy simple por lo repetido: la culpa es de Bashar Al-Assad.

En represalia por los ataques conjuntos lanzados el lunes por la noche por la OTAN, Israel y los yihadistas, las tropas del ejército regular están disparando proyectiles de artillería y misiles contra las defensas yihadistas en el norte de Latakia e Idlib.

La parte principal de la Guerra de Siria, que es Siria, tampoco ha estampado su firma en el acuerdo de Sochi.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Emiratos Árabes Unidos también admite su derrota en la Guerra de Siria


El sábado el periódico libanés Al-Ajbar reveló que el subdirector del Consejo de Seguridad Nacional de Emiratos Árabes Unidos viajó el mes pasado a Damasco, donde se reunió con el director de la inteligencia siria.

Los debates se centraron en la reanudación de las relaciones entre Siria y Emiratos Árabes Unidos.

Hace varios meses que algunas fuentes van informando del interés expresado por los dirigentes emiratíes en restablecer las relaciones con Damasco. El periódico libanés recuerda que desde el comienzo de la crisis en Siria, Abu Dhabi había decidido unilateralmente romper sus relaciones con el gobierno sirio por presiones de Arabia saudí.

Los esfuerzos emiratíes por reanudar sus relaciones con Siria son una señal de su aceptación de la victoria definitiva del gobierno de Damasco en la guerra contra el imperialismo, y esta vez los emiratíes no han esperarado la autorización de Riad para restablecer sus vínculos con Damasco, lo que refleja el deterioro de las relaciones entre ambos países.

Según el canal Al-Alam, los emiratíes dicen que su decisión de reanudar las relaciones con Damasco se basaba en la cooperación contra un enemigo común, los Hermanos Musulmanes, aunque igual que Arabia saudí y sus aliados occidentales, Emiratos Árabes Unidos tienen dos motivos importantes

El primero es la participación en las colosales inversiones en la reconstrucción de Siria, y el segundo el temor a una presencia iraní más fuerte en la escena siria después de que termine la guerra.

Hay patrias y patrias...

Bianchi

Por ejemplo está la "patria" de la derecha que se ubica en sus bolsillos y reside en paraísos fiscales donde guarda y defrauda el dinero robado y malversado, y la Patria -con mayúscula- de Pablo Iglesias (no haremos chanza fácil con su casolplón, ese ambigú que todos hemos soñado pero que por torpes y, sobre todo, elegir el bando equivocado, pues mira, te jodes, que lo tuyo es verde envidia), como, y no es la primera ni la segunda vez, invoca este sujeto (la última en el Congreso hace nada en una Comisión sobre la corrupción del PP).

¿Estaremos ante dos concepciones de "patria", una la vil y otra la ideal, una la ultrajada por la derechona y otra que clama y se aflige, la de Pablo, de "izquierdas", por supuesto, oye Patria mi aflicción, que se avergüenza de tener -en su "Patria"- fachillas como Aznar, un tipo venal y sin escrúpulos?

Pues eso parece, oiga. Y es que no hay nada como que te pongan enfrente a un impresentable amoral como Aznar, un criminal de guerra, para que tu cotización política en corrillos amigos y coleguis suba, sobre todo si andas en baja forma. No le pongas enfrente a nadie de izquierda de verdad, o consecuente, porque la izquierda es él y, por lo tanto, es impensable la crítica "desde ahí", desde la zurda de veras, salvo que se sea un revolucionario... y no un patriota... como él. O un "matriota" con Matria.

Ya saben los independentistas catalanes cual es la patria de estos pendejos. Bueno, las dos patrias: la del himno cuando juega "La Roja" y la rojigualda del Estado fascista español (o la republicana por el qué dirán, que nobleza obliga). Si fuera comunista, o simplemente un demócrata, estaría a favor del derecho a la autodeterminación sin pelos ni señales, sin disfraces ni vacunas, y sin cuentos ni rollos, que ya nos sabemos todos los cuentos.

Supongo que con tanto afán patrioteril de este "rojerío" los cuarteles duermen a pierna suelta.

Buenas tardes.

Falciani, Valtonyc: no es lo mismo, pero...

B.

Resulta que la Audiencia Nazional española (heredera del TOP franquista a los dos minutos de disolverse ésta) rechaza (por segunda vez) extraditar al exempleado del banco HSBC Hervé Falciani a Suiza, país que le reclama para cumplir cinco años por filtrar datos bancarios de ladrones de guante blanco.

En diciembre de 2008, Falciani -una especie de "Robin Hood" para la prensa más amarillista- se hizo con los datos de 120.000 clientes de la entidad y los puso en manos de la justicia y las autoridades fiscales francesas y otros países, entre ellos España (que recuperó unos 300 millones de euros ocultos a Hacienda) donde fue detenido en 2012.

El tribunal español -seguimos a El País- rechaza la extradición por estimar que el delito de "espionaje financiero agravado" por el que le reclama Suiza no está tipificado en el Código Penal español, por lo que no existe, o no se da, el requisito de la doble incriminación, que se dice, o sea, que lo que en Suiza se contempla penalmente, en España no, otrosí, lo mismo que argumenta la magistratura belga para denegar la extradición del músico de rap Valtonyc o, antes, a Puigdemont (y también los tribunales alemanes) por delitos de "rebelión", que ya es echarle imaginación a la cosa a quienes, para mayor hilaridad, llaman "golpistas" (el fascista Aznar el otro día en el Congreso).

No, no es lo mismo, pero casi, pues el terreno jurídico-político es homogéneo, pero sucede que así como se rasgan las vestiduras los guardianes de las esencias patrias españolas ante la afrenta nada menos que europea frente a la soberanísima judicatura española y sus justísimas y ecuánimes sentencias, hacen lo mismo, o similar, o análogo, en el caso Falciani siguiendo, por cierto, las tesis de la Fiscalía española (por ser ya cosa juzgada en 2013).

Y conste que así como nos alegramos del dictamen jurídico belga, estamos por darle la razón a los chapuceros juristas de pacotilla españoles (y sus euroórdenes) en el caso Falciani, que así de sui generis, típica, castiza y paradójica es la "democracia" española de tres centavos sin sentido del ridículo y acostumbrada al ordeno y mando.

Buenos días.

Es la OTAN quien ha derribado en Siria al avión de reconocimiento ruso Il-20

El reciente derribo del Il-20 ruso tiene muchas semejanzas con el del caza Su-24 por Turquía en noviembre de 2015, sobre todo porque en ambos casos el artífice de la provocación ha sido la OTAN y la experiencia dice que, finalmente, Turquía tuvo que dar un giro a su estrategia en la Guerra de Siria que le ha puesto contra la OTAN y en los brazos de Rusia.

Fue una maniobra de judo por parte de Rusia y no necesitó de una respuesta militar a la misma altura, ni de represalias. Basta utilizar la propia fuerza del adversario para vencerle.

Ahora la diferencia es que el Il-20 es un avión de reconocimiento, es decir, que no va armado, lo que en términos militares es un “casus belli”, es decir, una declaración de guerra que, necesariamente, debería involucrar a Francia y, por lo tanto, a la OTAN.

El derribo es una de tantas provocaciones que viene lanzado la OTAN y sustituye a los esperados “ataques químicos del gobierno de Siria”, tan anunciados que nunca se van a producir porque los de la OTAN son maestros en el arte de la sorpresa.

Tanto con una provocación (ataque químico) como con la otra (derribo del Il-20) lo que la OTAN busca desde 2015 desesperadamente es un choque con Rusia. El problema es que Rusia lo sabe y está rehuyendo todas y cada una de las provocaciones, no sólo en Siria sino también en el Donbas.

Por eso leemos a veces que Putin es un blando, pero nadie que sea un poco inteligente va a una guerra cuando el enemigo lanza el guante; si ha de haber guerra, será porque Rusia busque el mejor momento y el mejor lugar. La venganza se servirá muy fría.

Como es costumbre, en torno al derribo del Il-20 han corrido ríos de tinta muy rápidamente porque esta vez la intoxicación lo tiene muy fácil: el avión fue destruido por las defensas antiaéreas sirias.

Esto requiere de una pequeña explicación técnico-militar. Un avión de reconocimiento, como el Il-20, tuvo que ver muy claramente que los F-16 israelíes se habían escondido detrás suyo para escapar de los radares de la defensa antiaérea siria.

El Il-20 sabía el número, la posición y la dirección de vuelo de los cazas israelíes F-16 mucho antes de que empezaran a disparar.

A su vez, los transmitió inmediatamente al centro de operaciones del ejército ruso en Siria que, a su vez, los remitió a los operadores del sistema antiaéreo sirio. Incluso es posible que eso no fuese necesario porque los sirios están conectados al centro de mando ruso.

Los objetivos aéreos tienen una identificación IFF de amigo o enemigo. Los F-16 israelíes se escondieron detrás del Il-20 para beneficiarse de la cobertura de identificación IFF como amigo.

Si eso es correcto, entonces los sirios no deberían haber disparado a un avión que debieron identificar como amigo. Luego el derribo procede de otro lugar, posiblemente de aviones franceses y, por lo tanto, se trata de una provocación de la OTAN.

Sin embargo, el Ministerio ruso de Defensa asegura que el Il-20 ha sido derribado por error por la defensa antiaérea siria, lo mismo que en 2015 aceptó que el derribo del Su-24 había sido obra de Turquía y no de la OTAN.

Rusia no puede denunciar que el derribo es obra de la OTAN sin entrar en una nueva ola de desmentidos con la intoxicación mediática, de los que ya lidia con unos cuantos, empezando por la injerencia en las elecciones presidenciales de 2016, el Caso Skripal, los campos de concentración para homosexuales...

A partir de aquí los imperialistas se ven cazados en su propia trampa: ni Israel, ni Francia, ni la OTAN se atreven a desmentir a Rusia porque eso supondría aceptar abiertamente que los responsables son ellos.

La otra consecuencia de este juego es que Rusia queda con las manos libres y que las consecuencias no van a ser inmediatas. Son los típicos “trapos sucios” de los que sólo se habla a puerta cerrada, que es donde se resuelven los problemas (si es que se resuelven).

Hay otro argumento que avala nuestra hipótesis. El derribo del Il-20 se produce en medio de una avalancha de misiles israelíes y franceses contra Latakia que, desde el punto de vista militar, no tienen ningún sentido, ni aportan ninguna ventaja táctica a Israel, ni a Francia ni a ninguno de los macarras que se esconden bajo el paraguas de la OTAN.

Si el ataque fue una mera provocación, entonces parece más evidente que uno de los cuatro aviones que atacaron Latakia fue el que derribó el Il-20.

Las consecuencias de la provocación van a ser muy importantes, como los hechos pondrán pronto de manifiesto, especialmente para Israel, a quien Moscú está señalando con el dedo.

Es otra prueba más de que uno de los grandes perdedores de la Guerra de Siria es Israel.

Los estudiantes blancos disfrutarán de un ‘espacio de seguridad’ frente a los de otro color en Maryland

El viernes la Universidad de Maryland en College Park anunció la creación de un “espacio seguro” donde los estudiantes blancos pueden expresar su malestar por tener que compartir el espacio con negros, amarillos, hispanos y demás.

Dado el sufrimiento que padecen los blancos, el grupo de apoyo “White Awake” ayudará a los estudiantes blancos que “a veces se sienten incómodos y avergonzados antes, durante o después del contacto con minorías raciales o étnicas”(*).

“Este grupo proporciona un espacio seguro para que los estudiantes blancos exploren sus experiencias, preguntas, reacciones y sentimientos”, dicen. “Los miembros se apoyarán entre sí y compartirán sus comentarios a medida que aprendan más sobre sí mismos y sobre cómo pueden integrarse en un mundo diverso”.

Más adelante preguntan a los estudiantes (blancos) si quieren “mejorar su capacidad para establecer relaciones y conexiones con personas que son diferentes de ellos”, o si quieren convertirse en un mejor “compañero”.

No podemos asegurar que los estudiantes de las demás razas dispongan de una terapia similar para relacionarse de manera satisfactoria con los estudiantes blancos.

“White Awake” se ha convertido en uno de los cuatro grupos de la serie de programas de Asuntos de Diversidad de la universidad, dirigido por Noah Collins, quien trabaja para el Centro de Consejería de la UMD, y se llevará a cabo una vez por semana. Collins está especializada en terapia de grupo y está interesada “particularmente en las áreas de conciencia racial y cultural”, según la biografía que publica su facultad.

La noción de “espacio seguro” ha sido críticado por parte de los estudiantes en las redes sociales. “Me avergüenzo del programa ‘White Awake’ y no entiendo su fundamento. ¿Cómo pueden integrarse en un mundo diverso?, Por qué necesitan asistir a sesiones de terapia sobre cómo ser un ser humano digno en la sociedad”, escribe un estudiante de la Universidad de Maryland en Twitter. “¿Por qué necesitan estas sesiones para aprender a coexistir?”

“Igual que las clases. No se puede seguir un único curso y creer que se entiende todo sobre un tema determinado”, añade el estudiante. “Se necesita práctica, se necesitan problemas, se necesita más de un curso, así que ‘White Awake’ tiene buenas intenciones, pero soy escéptico sobre el resultado del cuento de hadas”.

Las críticas han conducido a la Universidad a cambiar el nombre del grupo para aparentar que es “antiracista”. La descripción oficial dice: “¿Quieres mejorar tu capacidad para establecer relaciones con personas diferentes a tí?, ¿Quieres ser un mejor compañero? Los miembros se apoyarán entre sí y compartirán sus comentarios a medida que aprendan más sobre sí mismos y sobre cómo pueden integrarse en un mundo diverso”.

La Universidad explica así el cambio de nombre: “Nuestro centro de asesoramiento reconoce que no elegimos las palabras adecuadas para comunicar esta iniciativa basada en la investigación y que la forma en que se percibía a este grupo va en contra de los valores de inclusión y diversidad que encarnamos. Como resultado, estamos cambiando el nombre del grupo para reflejar mejor nuestras intenciones y valores”.

Es el eterno problema que tienen todos los que no se creen racistas y de los que dicen que no lo son, pero... el racismo le sale por los poros

(*) https://www.counseling.umd.edu/cs/clinical/group/

martes, 18 de septiembre de 2018

Orgía de sexo, drogas y... ¡novichok!

La cloaca medíatica británica no descansa. Alimentada por el gobierno, el Caso Skripal es un filón de portadas sensacionales y sensacionalistas. Las acusaciones no paran ni un momento y una película de acción trepidanete se está haciendo esperar demasiado.

Después de que el gobierno afirmara que dos ciudadanos rusos, Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, eran los espías rusos implicados en el intento de asesinato de Serguei Skripal y su hija Julia, le ha tocado el turno a los plumíferos.

El Daily Mail dice que ambos rusos, a los que llama “los asesinos del Kremlin”, pasaron una noche de desenfreno en un hotel de Londres consumiendo drogas con una prostituta unas horas antes de viajar a Salisbury rociar con “novichok” en la puerta de la casa de Skripal.

Fueron muy poco discretos. Casi ni parecían espías. En el City Stay Hotel, en el este de Londres, contrataron una habitación doble que les costó 75 libras esterlinas y montaron tal juerga que no dejaron dormir al resto de huéspedes.

Otro periódico, The Sun, asegura que a la mañana siguiente, los espías se pelearon con los trabajadores del hotel, cuando les increparon por el “sexo ruidoso” que habían tenido durante toda la noche.

Un huésped del hotel afirma que reconoció a la pareja por el vídeo de la policía y le dijo al periódico: “Pude oler la hierba en su habitación. Estaba cerca de la puerta y en el pasillo, no había ninguna duda. Deben haber sido alrededor de las 7:00”.

Más tarde entró una mujer: “Creo que era una prostituta. Se acostaban juntos. Definitivamente. Los oí teniendo sexo muy fuerte durante mucho tiempo”.

El testigo supone que era una mujer como supone que era prostituta: “No creo que los hombres estuvieran durmiendo juntos”. Naturalmente. ¿No sabe que en Rusia la homosexualidad está prohibida? Debería leer la prensa...


 Los espías rusos en una foto difundida por la policía de Londres

¿Por qué se ha frenado la ofensiva siria sobre Idlib?

Ayer Putin anunció un acuerdo con Erdogan para crear, antes del 15 de octubre, una zona desmilitarizada bajo su control en la región de Idlib, el último bastión terrorista de Siria.

“Hemos decidido crear una zona desmilitarizada de 15 a 20 kilómetros de ancho a lo largo de la línea de contacto a partir del 15 de octubre de este año“, dijo el Presidente ruso tras una reunión de más de cuatro horas con su homólogo turco en la localidad rusa de Sochi.

“El ejército turco y las unidades de la policía militar rusa controlarán” la zona desmilitarizada, continuó Putin, añadiendo que las armas pesadas de todos los grupos deberán ser evacuadas de Idlib antes del 10 de octubre.

Según el Presidente ruso, este acuerdo presenta “una solución seria” que permite “avanzar en la solución del problema” y Erdogan aprovechó la ocasión para apuntarse al carro de las preocupaciones humanitarias:

“Estoy convencido de que con este acuerdo hemos evitado que se produzca una grave crisis humanitaria en Idlib”, dijo. “Rusia tomará las medidas necesarias para garantizar que no se produzcan ataques contra la zona de desescalada de Idlib”, añadió.

Se veía venir. En la cumbre de Teherán celebrada el 7 de septiembre, Rusia y Turquía no pudieron ponerse de acuerdo porque están en momentos diferentes y con estrategias también diferentes.

Moscú gana tiempo porque considera que el reloj juega a su favor. En el otoño hay elecciones en Estados Unidos y los rusos esperan que la crisis en sus relaciones con Turquía se agudicen aún más.

Turquía compra cerca de la mitad de sus importaciones de petróleo crudo de Irán y ha declarado que no cumplirá con las nuevas sanciones impuestas por Washington, lo que seguirá tensando las relaciones entre ambos países.

Si esas previsiones se verifican, Ankara no podrá añadir una crisis con Rusia cuando tiene dificultades con Estados Unidos; no le quedará más remedio que arrojarse en los brazos de Putin.

Además de aniquilar a la resistencia kurda, la estrategia de Erdogan en Siria quiere reforzar sus posiciones en Idlib, para lo cual debe reforzar las posiciones de las milicias turcomanas bajo su control, ahora denominadas “Frente Nacional de Liberación”.

Pero dichas milicias son minoritarias. El 60 por ciento de la región de Idlib está controlada por el grupo yihadista Hayat Tahrir Al-Sham, la antigua rama de Al-Qaeda en Siria.

Turquía quiere desarmar a ese grupo para sustituirlo por sus peones turcomanos y, una vez controlada la región, podría instalar en ella a los refugiados sirios y tendría un peso mucho mayor en la mesa de negociaciones posterior a la guerra.

El plan comprende también evacuar a los pistoleros Al-Qaeda de Idlib para llevarlos a Afrin y Jarablus, donde se intregrarían en la Operación Escudo del Éufrates, es decir, que se convertirían en la fuerza de choque contra los kurdos.

Pero los planes de Turquía son como el cuento de la lechera. No les va a resultar fácil sacarlos adelante. Siria no está dispuesta a admitir el control de Idlib por Erdogan, ni el de Afrin, ni el de Jarablus.

Al-Qaeda tampoco. Acaban de publicar una “fatwa” contra la presencia de los militares turcos “apóstatas” en Idlib.


Dado que, tras las presiones de Rusia, Erdogan tuvo que declarar a Hayat Tahrir Al-Sham como organización terrorista, en febrero se produjo otro reagrupamiento rocambolesco para cambiarle el nombre, que ahora se llama Tanzim Hurras Al-Dine, o sea, “Organización de los Guardianes de la Religión”

Karoshi: el exceso de trabajo es la causa de la muerte de unos 200 trabajadores al año en Japón

El día de Navidad de 2015, Matsuri Takahashi, una mujer de 24 años de edad, se arrojó por la ventana de su casa. Había empezado a trabajar en Dentsu, el gigante mundial de publicidad, en abril del mismo año. Una víctima más de karoshi, la “muerte por exceso de trabajo“, reconocida en Japón como un accidente laboral desde 1989.

En su cuenta de Twitter, Matsuri había admitido que solo dormía “dos horas” al día y que tenía jornadas laborales de 20 horas. También llegó a escribir: “mis ojos están cansados ​​y mi corazón está muerto” o “creo que sería más feliz si me mato aquí”.

El karoshi no es sino un reflejo brutal de hasta donde llega la explotacion capitalista, que mezcla la meritocracia con la competición más extenuante por ser (o parecer) o hacernos ser (parecer) más dignos de ocupar un lugar en esta sociedad.

En promedio, un trabajador japonés trabaja 2.070 horas al año. El exceso de trabajo es la causa de la muerte de unos 200 trabajadores al año, por ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o suicidio. Además, hay muchos problemas de salud graves derivados de trabajar sin descanso.

Esta forma de considerar el trabajo es uno de los legados de la edad de oro de la economía japonesa de la década de 1980, cuando la publicidad exaltó la abnegación de los trabajadores con un lema: “¿Estás listo para luchar las 24 horas del día?”

La reputación por el buen hacer laboral que persiguen los japoneses con obsesión no es un mito. Muchos trabajadores se sienten culpables por abandonar su empresa en vacaciones, temiendo ser percibidos como “el que descansa dejando que otros trabajen en su lugar”.

Existen casos de trabajadores que no quieren regresar a casa demasiado temprano por temor a qué dirán a sus vecinos o familiares sobre su supuesta falta de seriedad. Además, se intenta ir a tomar algo con los compañeros de trabajo para fomentar la cultura empresarial.

Pero este arduo trabajo no es muy lucrativo. De hecho, su productividad a menudo es descrita como baja por observadores externos que creen que esto explica en parte las deficiencias de competitividad de las empresas en el archipiélago.

A largo plazo esta forma de trabajar no solo es poco competitiva en términos mercantiles, sino que supone un riesgo en la salud de los trabajadores, pudiendo conducir al colapso de los recursos médicos. De hecho, la depresión y el suicidio como consecuencia ya aparecen como los principales retos a abordar en una sociedad obsesionada con acumular horas de trabajo.

El problema es que el agotamiento sigue siendo un “concepto difuso” que, por el momento, no aparece en ninguna de las principales clasificaciones internacionales sobre los trastornos mentales. Las personas pueden estar en un hospital con síntomas asociados con el agotamiento: cansancio extremo, agotamiento emocional o despersonalización con insensibilidad hacia los demás sin que identifiquen los síntomas con un cuadro de karoshi.

No hay un diagnóstico claro para esos síntomas, tampoco existen unos parámetros para saber si se ha llegado al límite de lo que se puede trabajar sin correr riesgo para la salud. Esta falta de conciencia de salud mental, unas prácticas laborales cada vez más abusivas y un mercado laboral transformado por la tecnología conducen a que se traspasen todos los límites de la dedicación al trabajo.

El miedo al paro y a quedarse fuera del sistema conduce a que las personas crean que trabajar a cualquier hora es una buena opción, cuando en realidad se merman las capacidades intelectuales y las consecuencias para la salud pueden ser irreversibles, con un mayor riesgo de caer en adicciones de todo tipo.

El karoshi, por tanto, se parecería a un “estrés crónico” que ya no se puede resistir, los pacientes ya no tienen la capacidad de soportarlo y caen en depresión. El término “quemado” (burnout) sin embargo es mucho más aceptado socialmente que la depresión en Japón, ya que el agotamiento extremo se considera casi un ”título de gloria”, mientras que una depresión es claramente menos “gloriosa”: se percibe como una forma de debilidad.

Pero este fenómeno no está restringido a los japoneses. Los estadounidenses incluso le han dado un nombre: “alcoholismo laboral” (workalcoholism). Esta dependencia del trabajo también se da en el Viejo Continente. En España, más del 12 por ciento de la población sufre de esta enfermedad y el 8 por ciento trabaja más de 12 horas al día. En Suiza, una de cada siete personas activas admite haber sido diagnosticada con depresión.

El Gobierno de Japón ha aprobado una reforma que permite a las empresas dejar de pagar horas extras a los trabajadores que ganan más de 80.000 euros al año, que son los más propensos a agotarse.

Además, El estado quiere imponer un mínimo de 5 días de vacaciones a los trabajadores japoneses para luchar contra la sobreinversión en el trabajo, perjudicial para la salud de los trabajadores y la productividad empresarial. En la Tierra del Sol Naciente, los trabajadores son recompensados ​​con 20 días de vacaciones pagadas al año, si tienen al menos seis años y medio de antigüedad. Sin embargo, los trabajadores toman menos de la mitad de estas vacaciones.

La nueva ley no se aplica a los trabajadores a tiempo parcial, sino solo a los trabajadores que tienen derecho a por lo menos 10 días de vacaciones anuales pagadas. De hecho, se aplicaría cuando hubiera riesgo para la salud de un accidente en el trabajo o la muerte debido a la fatiga sea real.

http://www.lavozdelsandinismo.com/curiosidades/2018-09-16/muerte-por-exceso-de-trabajo/

El gobierno comunista nepalí pone freno a la penetración de los evangelistas procedentes de Estados Unidos

En Nepal el gobierno comunista ha aprobado una ley para prohibir las conversiones religiosas, lo que no es fácil de explicar para quienes consideran que la religión no tiene que ver con “la política”, o que se trata de convicciones personales o prácticas rituales.

Las religiones no son otra cosa que instrumentos de dominación política, por lo que no pueden ser iguales en Estados diferentes. Una de las estupideces más grandes, muy extendida entre los ateos, consiste en creer que “todas las religiones son iguales”.

El gobierno de Nepal ha vuelto a demostrarlo y no tiene que ver tampoco con su carácter comunista, sino más bien con el nacionalismo. La prohibición de la propaganda para que la población cambie sus creencias religiosas es un intento de poner frente a la proliferación de movimientos cristianas que, bajo la forma de ONG, se han multiplicado en Nepal desde el final de la guerra de guerrillas.

Aunque la ley no lo dice, se trata de contener la plaga evangelista que ha desembarcado en el “techo del mundo”, cuya población hasta ahora era tradicionalmente hindú.

“Nadie puede convertir a otro para que cambie de religión, ni predicar su propia religión o creencias con las mismas intenciones, ya sea mediante el uso de métodos atractivos o poco atractivos, ni perturbar la religión o las creencias de ningún grupo étnico o comunidad que las haya practicado desde la antigüedad”, dice la ley.

En diez años el número de cristianos se ha triplicado en Nepal, especialmente entre los habitantes más pobres. Han desembarcado en compañía de la música “gospel” y otras sorpresas ajenas a los países asiáticos.

Lo mismo que en Latinoamérica, el evangelismo llega a Nepal como “quinta columna” del imperialismo para enfrentarlas entre sí a las comunidades locales y, finalmente, destruirlas y desestabilizarlas.

Dentro de poco empezaremos a leer “noticias” sobre persecuciones religiosas en Nepal, que serán equiparadas a las del Tíbet, con explicaciones que reconducen a la Guerra Fría, a Stalin, a Mao...