miércoles, 22 de mayo de 2019

La guerra del Chaco y la injerencia imperial siempre

Darío Herchhoren

Marx enseñaba que la historia es la historia de la lucha de clases. Y tenía razón. Yo agrego por mi parte, que la historia es en realidad un proceso, generalmente largo, que acarrea consecuencias durante un período de tiempo a veces secular, y por lo tanto debe estudiarse como un proceso sujeto a cambios e interpretaciones diversas. Como ejemplo de ello, vease la Revolución Francesa de 1789, y la Rusa de 1917, y la China de 1949, y la más reciente Revolución Cubana de 1959.

La guerra del Chaco, se desarrolló entre el 9 de septiembre de 1932 y el 12 de junio de 1935. Los contendientes fueron Bolivia y Paraguay.

Por parte del ejército boliviano se movilizaron 250.000 hombres, y tuvo 60.000 muertos, y por parte paraguaya se movilizaron 120.000 militares y le costó a Paraguay 30.000 muertos.

Se produjo en el Chaco Boreal, una región que reconoce tres partes. El Chaco Boreal al norte, el Chaco Central, y el Chaco austral. Este último pertenece a Argentina desde tiempo inmemorial, y sus límites están bien fijados por tratados internacionales. El Chaco cenral pertenece a Bolivia, pero el Chaco Boreal, es una región inhóspita, con temperaturas de hasta 50 grados centígrados en verano y 0 grados en invierno. Está casi despoblado, y solo habitan en él insectos que transmiten graves enfermedades como el mal de Chagas, producido por la vinchuca, grandes reptiles y hay poca agua. Es una región semidesértica, que ocupa una superficie similar a la de Francia.

Nunca hubo un tratado de límites entre Bolivia y Paraguay, que solo se produjo a la firma de la paz.

En ese tiempo Bolivia estaba gobernada por la oligarquía terrateniente santacruceña, que pertenece a la etnia camba, es decir que son los criollos descendientes de los conquistadores españoles, y estaban muy ligados a lo que se llamó "la rosca del estaño", o sea la gran minería vinculada a la exportación de ese mineral, y que estaba dirigida por Antenor Patiño, un indio multimillonario, cuya familia vivía en Suecia, y que guardaba importantes relaciones con la familia de Alfred Nobel, el inventor de la dinamita, material este indispensable para las voladuras mineras.

La inmensa mayoría de la población boliviana era de etnia coya o colla, y no hablaban castellano, sino que su lengua era el quechua y el aymara.

La proporción de cambas es del 20 por cien, mientras que los coyas son el 80 por cien, al igual que ahora. Sin embargo los cambas siempre gobernaron el país a su antojo, y marginaron violentamente a la inmensa mayoría de los coyas, prácticamente hasta el triunfo de Evo Morales en las elecciones.

El ejército boliviano estaba constituido en el cuerpo de oficiales por cambas, y muchos de los suboficiales también, siendo la tropa de etnia coya.

Durante la guerra dicho ejército estaba comandado en su estado mayor por un general alemán de nombre Hans Kundt, que había participado en la primera guerra mundial, y que no conocía las tácticas de guerra modernas, es decir que desconocía lo que era la guerra de movimientos, y aplicaba en el campo de batalla solo las estrategias de guerra de posiciones de la primera guerra mundial. Ello llevó a que el ejército boliviano sufriera graves derrotas, lo cual llevo a que el mando pasara al general Enrique Peñaranda, un oficial incapaz, sin formación militar, que llega al alto estado mayor por componendas políticas, y que se dedica al saqueo del presupuesto militar, y vende parte del petroleo que la Standard Oil de California extraía de Santa Cruz de la Sierra, el departamento donde había una mayoría étnica de cambas.

Ese es en realidad el motivo que lleva a la guerra entre ambas naciones. La Standard Oil explota en secreto el petróleo que hay bajo el subsuelo del Chaco Boreal, territorio que Paraguay considera suyo.
                                                                                                                                                                                            
El ejército de Paraguay estaba comandado por el general José Félix Estigarribia, un excelente soldado, culto, y que había estudiado en la academia militar Bernardo O’Higgins de Chile, donde egresa con el grado de teniente y que complementa en la academia superior de guerra en Francia, participando como oficial francés en la guerra de Marruecos.

Estigarribia, a  diferencia de Peñaranda, que rara vez está en el frente, siempre está en primera línea de fuego, y conduce a su ejército a la victoria, que se consolida al firmarse la paz entre los contendientes, a instancias del gobierno argentino y su canciller Saavedra Lamas. El Chaco Boreal forma parte del territorio de Paraguay.

Estigarribia vuelve victorioso a Asunción y una enorme multitud le espera. La situación política de Paraguay, manejado por la oligarquía se enrarece, y Estigarribia es propuesto como Presidente de la República, cargo que asume siendo vicepresidente el coronel Zaldivar Villagra, otro héroe de guerra.

Comienza una acción de gobierno que beneficia a los más pobres, se construyen escuelas y hospitales y se atiende a los mutilados de guerra, iniciándose una reforma agraria que reparte tierra entre los campesinos pobres y se trae maquinaria para roturar y cosechar, pero Estigarribia, ascendido post mortem a Mariscal, muere en un extraño accidente de aviación junto a su esposa, y se sospecha que ese accidente no fue una fatalidad, sino que estaba implicado en la preparación del mismo un teniente de nombre Alfredo Stroessner, que era su ayudante. No hay pruebas directas de ello, pero a la caida del dictador Alfredo Stroessner, hubo una investigación sobre ello y la conclusión era que Stroessner preparó el accidente.

Mi padre tuvo alojado en mi casa siendo yo un niño al coronel Zaldivar Villagra, y que en agradecimiento a esa hospitalidad le regaló su machete y una pistola Luger, y que ocupó la presidencia paraguaya, siendo apartado violentamente de la misma por el general Morínigo, peón de los USA, quien abre las puertas otra vez a la vieja oligarquía paraguaya, y toda la obra de Estigarribia se pierde.

En Bolivia mientras tanto pasa algo parecido. Peñaranda encabeza un golpe de estado, que termina con unas elecciones ganadas por el general Gualberto Villarroel, un militar nacionalista, muy similar a Estigarribia, quien decía que "yo no odio a los ricos, pero me siento mucho mejor entre los pobres". Villarroel aplica medidas de hondo calado social: reparte tierras, construye escuelas y hospitales, favorece la constitución de sindicatos, y mantiene una política de mantenimiento de la empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos en poder del estado. La  diferencia de política con la anterior era abismal.

Demasiado para Bolivia. Una turba de individuos armados del estilo de las primaveras árabes, penetra en el Palacio Quemado, sede del gobierno, captura a Villarroel, lo mata a golpes, y una vez muerto, lo cuelgan de una farola.

Todos estos movimientos nacionalistas, estaban a punto de estallar en toda América del Sur. Una logia de oficiales argentinos, entre los cuales estaban los tenientes coroneles Juan Domingo Perón y José Epifanio Sosa Molina, tenía ya en desarrollo un movimiento continental.

La logia era conocida como GOU. Hay dos posturas sobre el significado de esas letras. Una dice que era Gobierno, Orden, Unidad, y otra cree que era Grupo de Oficiales Unidos. De ese movimiento sale luego el peronismo en Argentina y el Movimiento Nacionalista Revolucionario en Bolivia con dirigentes como Hernán Siles Suazo, Víctor Paz Estenssoro o Juan Lechín.

En Brasil aparecen movimientos de militares, que son conocidos como "tenientismo", ya que eran tenientes del ejército los que empujan los cambios. Surge el Partido Trabalhista (Laborista), de tendencia nacionalista.

Como vemos, los procesos revolucionarios llevan tiempo. Hay que tener paciencia y esperar a que las plantas den fruto.

Imperialismo y rearme: los orígenes del militarismo moderno

Einstein con Robert Millikan
Juan Manuel Olarieta

El militarismo moderno está indisociablemente vinculado al imperialismo y al monopolismo. Desde hace un siglo los Estados capitalistas más poderosos se organizan en torno a la guerra y la han convertido en uno de los más prósperos negocios.

Es algo que se ha repetido en numerosas ocasiones, aunque raramente se explican las causas, que se diluyen equiparando a los ejércitos contemporáneos con otros cualesquiera de épocas pasadas.

A lo largo de la historia el papel de los militares en la vida civil y política siempre ha suscitado toda clase de prevenciones, por lo que en tiempos de paz las tropas se han reducido al mínimo y los gastos militares también.

Sin embargo, con la entrada del capitalismo en su fase imperialista, ya no ocurre así. Desde la Primera Guerra Mundial el capitalismo es sinónimo de guerra permanente y de gastos militares crecientes.

Para ello la burguesía tuvo que convertir la guerra en una industria, el llamado complejo militar industrial, importante en la economía no sólo por su tamaño sino porque es puntero en ciencia y tecnología. Hasta la llegada del imperialismo los presupuestos militares se consideraban como gastos, un despilfarro; hoy son inversiones de capital.

Históricamente, la burguesía también renegó de los ejércitos profesionales, incluso en Estados Unidos, tratando de sustituirlos por una milicia civil, e incluso popular, esto es, por el “pueblo en armas”. Se trata, pues, de entender la negación de la negación: de qué manera un fenómeno se transformó en su contrario.

En dicha transformación influyeron una serie de fuerzas (económicas, políticas), algunas de las cuales son conocidas. Pero ahora me interesa poner el acento en una de ellas, la ciencia, representada por el físico Robert Millikan, Premio Nóbel en 1923, para poner de manifiesto la complejidad del fenómeno.

Ni la ciencia ni los científicos están al margen de las clases y de la lucha de clases, por lo que Millikan no es una excepción. Además de físico, era un reaccionario furibundo y un racista consumado que creía en la superioridad de la raza blanca, cuyo mejor exponente era Estados Unidos, el país elegido por dios para gobernar el mundo “manu militari”.

A diferencia de los hipócritas científicos de hoy, Millikan tenía las dos cosas muy claras: la ciencia es poder y es negocio. Durante la Primera Guerra Mundial trabajó en el Ministerio de Defensa y siempre se destacó por su defensa de la aviación, que entonces era incipiente y, desde luego, puramente civil.

En el oscuro mundo de la política y la burocracia militar, Millikan conoció al comandante Henry “Hap” Arnold que trabajaba en una fuerza aérea que, en aquellos tiempos, a duras penas era tal fuerza.

Lo mismo que su “fuerza aérea”, Arnold era un marginado dentro del ejército y su situación empeoró al terminar la Guerra Mundial. Entonces pasó a la empresa privada, convirténdose en un “conseguidor” muy bien relacionado, con un pie en los monopolios y otro en el Estado (y no sólo en su aparato militar).

Por su parte, Millikan se dispuso a poner el CalTech, el Instituto Tecnológico de California, en el que trabajaba, a disposición de la industria aeronáutica, es decir, a unir la ciencia y la enseñanza al capital a través de un ingeniero, Donald Douglas, que tenía una empresa con su nombre y cuyos aviones aún lo llevan también. Millikan y Douglas convirtieron a California en el centro más importante de la aeronáutica mundial, que aún conserva.

El CalTech tenía algunas de las piezas maestras del militarismo moderno (capital, ciencia) pero le faltaba una: el ejército, es decir, el Estado, eso que luego se llamó “el sector público”, que llegó con la crisis capitalista de 1929 y el inicio de una nueva era de intervencionismo económico (capitalismo monopolista de Estado).

Hasta entonces la aviación era propia de aventureros, gente romántica aficionada a la tecnología y a las innovaciones. La mayor parte de los aviones que se fabricaban en California estaban destinados a la exportación. Para dar el salto era necesario el Estado, que llegó a finales de los años treinta de la mano del comandante Arnold convertido en general de la fuerza aérea.

Además del Estado, también era necesaria una guerra, que entonces estaba en ciernes, pero sólo en Europa. Estados Unidos necesitaba meter el hocico en ella para salir de la crisis capitalista con gigantescas inversiones públicas de capital en la industria miitar.

En un país profundamente aislacionista y desconfiado de Europa, la intervención militar era imposible sin un previo lavado de cerebro en masa de la población, una tarea que corrió a cargo de un amigo del general Arnold, Jack Warner, el dueño de los famosos estudios de cine y de buena parte de Hollywood, que comenzó a producir películas bélicas y, sobre todo, de las hazañas de la fuerza aérea.

La Segunda Guerra Mundial, los gastos militares, salvaron a Estados Unidos de la bancarrota, de modo que la fórmula contra las crisis del capitalismo quedó al descubierto. En Estados Unidos el militarismo no es consecuencia de la URSS, la Guerra Fría ni la paranoia atómica sino de que el rearme permanente logró impedir -temporalmente- el hundimiento del capitalismo. Desde 1941 la economía de Estados Unidos no ha podido dejar de matar.

Cuando el general Mattis dimitió en diciembre de su cargo al frente del Pentágono, Trump no recurrió al ejército sino a un capitalista, Patrick Shanahan, para sustituirle. Antes de ocupar su destino, Shanahan tuvo que dimitir de Boeing, la conocida empresa de aviación que es heredera de la vieja Douglas...  Para una guerra imperialista no bastan militares sino que también son necesarios “emprendedores” y traficantes de armas.

martes, 21 de mayo de 2019

Una trampa de la OTAN saca a los fascistas austriacos del gobierno de coalición

El fascista austriaco Heinz Christian Strache
La salida de los fascistas austriacos del FPÖ (Partido de la Libertad) del gobierno ha puesto encima de la mesa el cúmulo de contradicciones que tensionan la Unión Europea, que son tanto internas como internacionales, es decir, que conciernen a Austria, a Europa, a la OTAN y a Rusia.

Fue la OTAN (el imperialismo estadounidense) quien le tendió una emboscada en Ibiza al dirigente fascista austriaco Heinz Christian Strache, dirigente del FPÖ y Vicepresidente del gobierno.

El FPÖ mantiene buenas relaciones con partidos fascistas de Europa del este y con Rusia Unida, el partido de Putin. Defienden posiciones pro-rusas, lo que les ha convertido en víctimas de los ataques procedentes de los sicarios de la OTAN en los medios de comunicación.

En julio de 2017 Strache y su adjunto Johann Gudenus, otro conocido miembro del FPÖ, fueron invitados a cenar en un chalet de la isla balear. En aquel momento, el FPÖ no formaba parte del gobierno.

La cena duró seis horas y estuvo regada con mucho alcohol, lo que ayuda a soltar la lengua. La anfitriona era la supuesta sobrina de un multimillonario ruso que quería invertir en Austria. El tío ruso estaba dispuesto a hacer donaciones generosas al FPÖ a cambio de acceder a la contratación pública.

Era una encerrona. El chalet estaba pinchado con cámaras y micrófonos ocultos.

Strache rechazó la mayor parte de las propuestas de la “sobrina rusa”. Insistió repetidamente en que todo debía hacerse legalmente. No obstante, dijo que las donaciones al FPÖ se podían canalizar a través de un fondo que luego apoyaría a su partido porque lo permite una laguna en la ley austriaca de financiación de los partidos políticos.

También se pueden escuchar cotilleos sobre las drogas y el sexo en la alta política austriaca o un plan para crear un aparato mediático atosigante como el que tiene a su disposición el Primer Ministro húngaro Viktor Orban.

Una de las discusiones es sobre si el “tío ruso” podría comprar el “Kronen Zeitung”, una conocida revista austríaca, para utilizarla en apoyar al FPÖ.

Strache se emborracha y empieza a largar sobre sus conexiones con la oligarquía austriaca. Dice que a cambio de la ayuda de su partido, “el tío ruso” podría obtener contratos públicos para la construcción y reparación de carreteras. Actualmente, la mayoría de esos contratos se adjudican a una empresa austriaca, Strabag, que pertenece a un multimillonario opuesto al FPÖ.

En medio de la cogorza Strache comienza a darse cuenta de que la charla es una trampa pero Gudenus le tranquiliza.

Tres meses después de aquella cena, el FPÖ obtiene más del 20 por ciento de los votos en las elecciones austriacas y se incorporan a un gobierno de coalición con el partido OeVP dirigido por Sebastian Kurz.

Lo mismo que en España, en Austria los fascistas del tipo FPÖ no son más que unos bocazas incapaces de sacar adelante ningún proyecto, y menos si es diferente a los planes del OeVP, que es quien dirige la orquesta.

El FPÖ y todos los fascistas europeos, a quienes se les llena la boca con la “lucha contra la corrupción”, naufragan en medio de la corrupción. Por supuesto, son incapaces de alinear a Austria en una política exterior diferente de la que marca la Unión Europea que, a su vez, es la que marca Alemania. Toda su palabrería contra la Unión Europea y la OTAN es papel mojado, aunque meten ruido y eso es más que suficiente para molestar a la OTAN y a los padrinos de Washington.

Así que, transcurridos dos años, el viernes de la semana pasada, diez días antes de las elecciones al Parlamento Europeo, la OTAN utiliza a sus sicarios de la prensa alemana, el Süddeutsche Zeitung (1) y el Spiegel (2), para publicar sendos reportajes en alemán y en inglés sobre la encerrona de Ibiza. El vídeo se puede ver en Youtube (3).

Tras el escándalo, Strache sale del gobierno y los sondeos electorales son muy malos. Al FPÖ y demás fascistas europeos les han demostrado quiénes son realmente los que cortan el bacalao en la vieja Europa y, por consiguiente, dónde está el verdadero peligro, que no son bocazas del estilo FPÖ sino perros de presa como OeVP, la vieja reacción.

(1) https://projekte.sueddeutsche.de/artikel/politik/strache-video-die-falle-e844402
(2) https://www.spiegel.de/international/europe/strache-caught-on-camera-in-ibiza-secret-recordings-a-1267959.html
(3) https://www.youtube.com/watch?v=KqE6X7uHt38

lunes, 20 de mayo de 2019

Stavropol inaugura el tercer monumento a Stalin

Stavropol se encuentra al pie de las montañas del Cáucaso, a 236 kilómetros al este de Krasnodar, a 240 kilómetros al noreste de Sochi, a 298 kilómetros al sureste de Rostov del Don y a 1.231 kilómetros al sureste de Moscú. Esta es una de las zonas de donde provienen los cosacos.

En Stavropol se ha alzado el tercer monumento de la región dedicado al dirigente bolchevique, sufragado por el antiguo koljós “Rodina”. A la ceremonia, que reunió a casi todos los campesinos a primera hora de la mañana, asistieron invitados de la capital regional, de Kalmukia y Osetia del norte.

En mayo de 2015, con ocasión del 70 aniversario de la Victoria en la II Guerra Mundial, en la ciudad de Svetlograd, en el territorio de la cooperativa agraria Alexei Chernigovsky, con la ayuda del Comité Regional del Partido Comunista, se erigió un busto de Stalin creado por el escultor osetio M.N. Dzboeva.

En mayo de 2017, un monumento dedicado a Stalin se inauguró en el pueblo de Trunovsky, en la cooperativa colectiva Ternovsky, dirigida por el héroe obrero de Stavropol y miembro de la Duma Regional, Ivan Bogachev, que también inauguró un monumento a Stalin en Kitaevsky.

El presidente de la cooperativa colectiva Ternovsky dijo que no excluía que el renacimiento del gran país soviético comience con la multiplicación de monumentos dedicados a Stalin y el teniente general Viktor Sobolev, jefe del Movimiento de Apoyo al Ejército, afirmó que durante los años de la guerra, Stalin hizo retroceder las fronteras occidentales de la Unión Soviética y proveyó al ejército con las mejores armas y las mejores personas dispuestas a sacrificarse para salvar al país.

El mitin en honor de la Gran Victoria se celebra en la región por noveno año consecutivo por iniciativa del Teniente Coronel de la Reserva, Diputado Regional, Segundo Secretario del Comité Regional de Stavropol del Partido Comunista de la Federación Rusa, Viktor Lozovoy. Bajo su presidencia, se desplegó una enorme bandera roja de la victoria.

Hablando en nombre de los comunistas de Kalmukia, Liudmila Bakaleets recordó el sufrimiento del pueblo kalmuco relacionado con la deportación injusta de un puñado de traidores durante la Segunda Guerra Mundial. Pero hoy, ni un solo kalmuco se atrevería a pronunciar una palabra de condena al gran Stalin, dijo.

Vladimir Jromuj, presidente de la cooperativa colectiva Rodina, recordó a la multitud que de 1950 a 1961, su granja colectiva se llamó Stalin. Es hora de volver a esa época desvelando un monumento. Sin embargo, dijo Viktor Jromuj, es difícil encontrar hoy en día en Rusia a alguien “más ruso que el georgiano José Stalin”.

El mitin terminó con la interpretación del himno de la Unión Soviética.

Se podría pensar que es la proximidad con Osetia y Georgia lo que explica el entusiasmo de la población por Stalin, pero tuvieron la posibilidad de elegir un monumento a Gorbachov, que nació en esta región y fue durante varios años responsable de su administración. El escritor Alexander Soljenitsin también procede de Stavropol.

Pero aquí, como en toda Rusia, Stalin se vive no sólo como un símbolo de la grandeza soviética, sino también como un símbolo de los tiempos en los que todos tenían algo que vivir y aprender, mientras que Gorbachov y Soljenitsin, admirados en occidente, son aborrecidos.

Novoselitsky se encuentra en el centro de la región de Stravropol, una antigua zona rural en la que florecieron los antiguos koljoses, las cooperativas agrarias de la URSS. Ahora tiene una fábrica de automóviles y la popularidad de Stalin está en su apogeo no sólo en las ciudades industriales de Siberia, sino también entre los campesinos y en minorías, como los kalmucos, un pueblo originario de Mongolia que se asentó progresivamente en el Cáucaso manteniendo su cultura y su lengua.

Los obispos católicos forman una mafia coaligada con el imperialismo en Latinoamérica

Oscar Fortin

La historia reciente de América Latina pone de relieve que los obispos catolicos están unidos para oponerse al surgimiento de gobiernos progresistas bajo la bandera de la independencia y soberanía, así como de una mejor distribución de la riqueza en beneficio de los más pobres y desfavorecidos. La experiencia de Salvador Allende en Chile estaba en línea con esas dos banderas. Rápidamente vimos que Washington, la expresión del Imperio, se lo estaba tomando muy mal y que este camino debía terminar lo antes posible.

Con la llegada al Vaticano de Juan Pablo II, ya conocido como colaborador y partidario de Lech Walesa en la lucha contra el gobierno de Polonia, Washington encontró a su hombre para luchar contra cualquier forma confusa de socialismo, identificado, para los propósitos deseados, con los últimos momentos de la antigua URSS.

En 1982, en la Biblioteca Vaticana, se firmó un acuerdo de cooperación entre el Vaticano y Washington para frenar en su origen cualquier tendencia en esa dirección. Tras el acuerdo, Juan Pablo II visitó Chile, aún bajo el régimen de Pinochet. En sus discursos el Papa tuvo cuidado para no referirse a los crímenes cometidos, a las detenciones y torturas a las que estaban siendo sometidas miles de personas.

Por otra parte, durante su visita a Nicaragua, bajo el régimen sandinista, se presentó con la misión de derrotar aquella revolución, en la que participaron cuatro sacerdotes, tres de ellos en importantes cargos ministeriales: cultura, educación y relaciones exteriores.

Con ese pacto, el Vaticano se convirtió en cómplice del Imperio en su pretensión de dominar todos los países de América Latina. Hizo todo lo posible para sofocar la teología de la liberación y silenciar, al mismo tiempo, todos los crímenes cometidos por su cómplice imperial para eliminar a todos aquellos que desafiaban su hegemonía. En este sentido, el Vaticano y los obispos latinoamericanos se convirtieron en cómplices de los golpes militares, persecuciones y asesinatos del Plan Cóndor, de dictadores que podían contar con su silencio y el desvío de cualquier otro tema que pudiera hacer olvidar estos crímenes.

El Papa Francisco, a su llegada al Pontificado de la Iglesia Católica, predicó una Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium” (*) sobre el capitalismo salvaje y sus consecuencias en la vida de las personas. Un documento que ha sido muy bien acogido por todos aquellos que trabajan por unas relaciones humanas más justas y respetuosas con los derechos de las personas y de los pueblos.

“Por fin tenemos un Papa”, exclamó el presidente Evo Morales de Bolivia. Pero la Exhortación Apostólica fue rápidamente olvidada. La firma, en 2014, de un segundo pacto, esta vez entre Obama y el Papa Francisco, puso al Vaticano en virtual contradicción consigo mismo.

Según la información disponible, se mantendría el espíritu del primer pacto, a saber, el compromiso de trabajar juntos para frenar el surgimiento del socialismo en América Latina. Lo que el Vaticano no parece haber tomado en cuenta es que este socialismo que se está desarrollando en América Latina está precisamente luchando contra este capitalismo salvaje, denunciado en el documento del Papa. Es un socialismo cuyo objetivo es, entre otras cosas, luchar contra todas las formas de imperialismo para humanizar las relaciones de las personas y los pueblos sobre la base del bien común y de una mayor justicia social, objetivo que se ajusta perfectamente a los objetivos de la Carta de la ONU.

En esta lucha, una organización criminal se sitúa por encima de la ley para recuperar Estados que ya están en manos de gobiernos progresistas o para impedir que la gente se entregue a sí misma a tales gobiernos. Las Conferencias Episcopales y Washington trabajan juntos para cumplir con sus compromisos. Este es el significado de la palabra mafia, utilizada en el título de este artículo.

La semana pasada, en Tegucigalpa, Honduras, se llevó a cabo la reunión de obispos de Latinoamérica y el Caribe. En estas reuniones, a puerta cerrada, discutieron los diversos problemas que surgen y desarrollaron estrategias para asociar el nombre de Dios con la palabra de la Iglesia, confundiendo al mismo tiempo las opiniones de la gente. He aquí un buen ejemplo de estas fórmulas a las que están acostumbrados.

“Debemos fortalecernos en la fe escuchando la palabra de Dios para resistir a las ideologías deshumanizadoras que debilitan la búsqueda del bien común, el ejercicio de las libertades y el reconocimiento de los derechos humanos”, dijo su nuevo presidente, monseñor Miguel Cabrejo.

A primera vista, todo parece muy bello y la gente de izquierdas ve inmediatamente en ello una apertura a la lucha contra este capitalismo salvaje que responde bien a todos estos calificativos.

Sin embargo, este no es el caso. El objetivo de estas ideologías deshumanizadoras son los gobiernos de inspiración bolivariana. Es un socialismo democrático, humanista, cristiano y antiimperialista. Venezuela tiene más de veinte elecciones en 20 años, un gran progreso social: los 2,5 millones de viviendas puestas a disposición de las familias más pobres; educación gratuita desde el primer nivel de educación hasta los niveles más altos; atención de la salud que también es gratuita y accesible en todas partes del país; una democracia participativa basada en una Constitución, redactada por el pueblo y votada en referéndum por el pueblo.

Esto es lo que los obispos católicos en Latinoamérica llaman “ideologías deshumanizadoras que debilitan la búsqueda del bien común, el ejercicio de las libertades y el reconocimiento de los derechos humanos”.

Estos obispos nunca se referirán a los grandes logros sociales y democráticos generados por este tipo de gobiernos. Tampoco hablarán de todas las intervenciones de Washington para romper la economía del país y crear conflictos internos. Su único discurso será decir que el gobierno es una dictadura, que las últimas elecciones fueron fraudulentas, que la gente vive en una gran pobreza y que el único responsable de todos estos males es el comunismo (“la palabra socialista no es lo suficientemente fuerte para ellos”).

(*) http://w2.vatican.va/content/francesco/fr/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

domingo, 19 de mayo de 2019

¿Hay un millón de especies en peligro de extinción por culpa de los seres humanos?

A principios de este mes la prensa española (El Español, La República, El País, El Confidencial) lo titulaba sin ningún género de dudas, al más puro estilo seudoecologista: “Hay un millón de especies en peligro de extinción por culpa de los seres humanos”.

Las noticias “ambientales” son así de catastróficas siempre y el origen también coincide: los “expertos” que trabajan para la ONU, que son considerados como los mejores expertos en cada materia.

En este caso se trata del IPBES, una plataforma intergubernamental sobre “ciencia y política” de los ecosistemas o, en otras palabras, uno de esos tinglados de la ONU en los que uno siempre se pierde, pero que suenan muy bien.

El Presidente de este tinglado no es otro que Robert Watson, quien ya ocupó el mismo cargo en el IPCC, el organismo que vigila el llamado “cambio climático” y es como todo lo demás: los “expertos” no los nombra una universidad sino un gobierno. Por eso, ni siquiera son necesariamente tales “expertos”.

Una parte de ellos los han captado de organizaciones ambientales en un ciclo, como el de las puertas giratorias, que no se acaba nunca, porque de esa manera recompensan la fidelidad política de los grupos seudoecologistas.

Los “expertos” del IPBES ganan un dineral y se reunen periódicamente en lugares paradisíacos para aprobar informes absurdos con los que justifican su nómina. Esos informes no se los lee casi nadie porque lo que interesa es el gran titular que llegará hastra las primeras portadas: “Hay un millón de especies en peligro de extinción por culpa de los seres humanos”.

La cifra del millón de especies al borde de la extinción es el colmo de la seudociencia porque se lo han sacadao de la manga “a ojo de buen cubero” porque es imprescindible para que el titular llegue a su destino. Aparece en las páginas 3 y 13 del resumen procedente de un cálculo absolutamente delirante:

a) en el planeta existen 8 millones de especies, “más o menos”
b) el 75 por ciento de ellas son insectos, “más o menos”
c) el 10 por ciento de los insectos están en riesgo de extinción, “más o menos”
d) luego hay un millón de especies a punto de extinguirse, “más o menos”

Es este tipo de argumentos el que conduce a que nos alegremos de la extinción de esa especie de “expertos” que nos hace dudar de la inteligencia de quienes ocupan las plotronas de los organismos internacionales.

Los cálculos son siempre idénticos, aunque expuestos de manera diversa al estilo del cuento de la lechera: diariamente se extinguen 100 especies, anualmente se extinguen 40.000 y en 25 años se habrán extinguido un millón, una cifra redonda que no se la han inventado ahora sino que tiene su origen en una obra escrita por Norman Myers en 1979 (1).

La monserga se repite desde entonces sin ningún argumento ni observación. Los aficionados pueden leer una colección de tonterías bastante similar en la web de “Ecologistas en Acción” (2) en la que abundan los “se sabe”, “se dice” y “se comenta”, que es lo más parecido que hay a la prensa del corazón.

A fecha de hoy la ciencia no conoce las especies que existen en este planeta y mucho menos puede enumerarlas y cuantificarlas, por lo que es una estupidez asegurar que están desapareciendo o aumentando.

Por eso uno de los grandes chistes de la seudociencia consiste en lanzar especulaciones sobre el número de especies que hay, que es como contar los granos de arena de una playa. Hay cálculos para todos los gustos porque hablar es gratis. Unos calculan tres millones y otros 1.000 millones.

Esta última cifra procede de Jay Lennon y Kenneth Locey, de la Universidad de Bloomington, en Indiana, y se sostiene en la consideración de que el número de microbios (bacterias, fúngidos) es mucho mayor del que se ha creído hasta ahora.

Hasta hoy los biólogos han censado 1,23 millones de especies, que son como la punta del iceberg porque es una tarea que no se acabará nunca.

La UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) vigila casi 60.000 especies, de las que considera a 12.625 amenazadas de extinción, unas cifras mucho más modestas que las que el IPBES y la prensa han lanzado al aire.

Concluyamos diciendo que en ecología es casi imposible encontrar una noticia que no sea realmente absurda.

(1) Norman Myers The Sinking Ark : A New Look at the Problem of Disappearing Species, Pergamon Press, Oxford.
(2) https://www.ecologistasenaccion.org/?p=6297

Irán protege sus sistemas informáticos contra las agresiones israelíes

La guerra imperialista se desarrolla tanto en el espacio real como en el virtual, pero en la medida en que el primero depende del segundo, internet adquiere un protagonismo cada vez mayor.

En el espacio virtual los tanques y los cañones se llaman virus y para destruir cualquier istalación ya no es necesario disparar y destruir sino que basta con introducir un virus en el sistema informático quel que depende.

Lo mismo que en los organismos biológicos, los virus informáticos también tienen su contrapartida dialéctica, que son sus anticuerpos. Como en cualquier batalla, los primeros atacan; los otros se defienden de los anteriores.

Así, junto a las guerras convencionales han aparecido las ciberguerras porque internet lo inventaron los militares con esa finalidad, que es la suya propia: la guerra.

En 2010 Israel paralizó una central nuclear iraní gracias al virus Stuxnet y ahora los iraníes se defienden. Rusia ha preparado su espacio virtual contra el bloqueo y las agresiones informáticas procedentes de Estados Unidos e Irán ha hecho lo propio, según dijo el jueves el ministro de Comunicación, Mohammad Javad Azari-Jahromi.

Han desarrollado aplicaciones para proteger su ciberespacio de ataques, como los que lleva a cabo el virus Stuxnet en 2010.

El nuevo programa informico iraní evitará la repetición de los daños causados por los virus que antes atacaban el complejo militar-industrial de su país.

“Los científicos universitarios iraníes han desarrollado un cortafuegos para los sistemas de automatización industrial con el fin de neutralizar el sabotaje industrial como el causado por Stuxnet en las redes eléctricas, y ha sido probado con éxito”, dijo Jahromi.

El virus Stuxnet fue descubierto en 2010 y, según se informa, fue desarrollado conjuntamente por los servicios de inteligencia de Estados Unidos e Israel. Ha penetrado en el programa nuclear del Irán y ha saboteado parte de sus procesos de enriquecimiento acelerando sus centrifugadoras.

El pasado mes de noviembre, Jahromi acusó a Israel de llevar a cabo un ciberataque dirigido a “dañar la infraestructura de comunicaciones de Irán”.

Más información:
- Unidad 8200: el espionaje electrónico israelí queda al descubierto
- Internet es un nido de espías

sábado, 18 de mayo de 2019

El imperialismo lleva al Golfo Pérsico al borde de una guerra devastadora


Emiratos Árabes Unidos ha prometido una investigación profesional y transparente sobre el “sabotaje deliberado” de cuatro buques en el Golfo Pérsico, que ha aumentado la tensión en un contexto de guerra de agresión de Estados Unidos contra Irán.

El domingo, dos petroleros saudíes, uno noruego y otro emiratí, fueron blanco de misteriosos sabotaje frente al emirato de Fujairah, según el gobierno de Abu Dhabi. No hubo víctimas y los barcos dañados no se hundieron.

Esto “se llevará a cabo de forma profesional”, aseguró el ministro de Estado de Asuntos Exteriores de Emiratos, Anwar Gargash, prometiendo que los hechos se “establecerían claramente”.

Cuando se le preguntó sobre el posible papel iraní, el enviado de Estados Unidos a Irán, Brian Hook, se limitó a indicar que las autoridades estadounidenses ayudarían a los investigadores, a petición de Emiratos.

Quedan muchas zonas grises, incluida la naturaleza de los "actos de sabotaje", mientras que se ha observado al menos un agujero en el casco del petrolero noruego y la identidad de los autores y patrocinadores. La empresa Thome, que fletó el Andrea Victory, dijo que el barco había sido “golpeado por un objeto indeterminado”, sin más aclaraciones.

Emiratos Árabes Unidos y Arabia saudí son aliados cercanos de Estados Unidos, que está provocando constantemente a Teherán, ya sea con la excusa de la cuestión nuclear o con sus acciones desestabilizadoras en Oriente Medio.

Estados Unidos se ha retirado unilateralmente del acuerdo nuclear firmado con Irán y ha intensificado las sanciones, poniendo a la Unión Europea entre la espada y la pared.

Pero el actor principal es Israel, autor material de los sabotajes, con los que pretende llevar a Estados Unidos a la guerra abierta contra Irán.

Por su parte, puesto a la defensiva, Irán considera los sabotajes marítimos “preocupantes y lamentables” y ha pedido una investigación. Ha respondido a la renuncia de Washington al acuerdo nuclear con la suspensión parcial algunos de sus compromisos nucleares.

La estrategia de Irán es evidente: en caso de guerra no van a limitar el teatro de operación a su suelo, sino que extenderán las hostilidades a toda la región de Oriente Medio, lo que es una evidente advertencia dirigida a Emiratos Árabes Unidos y Arabia saudí.

Tras los incidentes marítimos la presión sobre Irán es creciente. El lunes Trump dijo: “Si [los iraníes] hacen algo, sufrirán enormemente”.

El viernes pasado, el Pentágono anunció el envío a la región de un buque de guerra con vehículos, incluidos vehículos anfibios, y una batería de misiles Patriot, además del despliegue de un portaaviones y bombarderos B-52.

La semana pasada el Secretario de Defensa interino de Estados Unidos, Patrick Shanahan, presentó un plan en una reunión con los asesores de Trump para enviar a Oriente Medio hasta 120.000 soldados si Irán ataca a las fuerzas estadounidenses.

El presidente iraní Hassan Rohani expresó el lunes por la noche a los clérigos la determinación de Teherán de hacer frente al enemigo estadounidense. “Si Dios quiere, pasaremos por este momento difícil con la gloria y la cabeza bien alta [...] Irán es demasiado grande para ser intimidado por nadie”, afirmó.

Los europeos han expresado su preocupación por la renovada tensión entre Washington y Teherán e informaron al Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, que se encontraba en Bruselas, de su preocupación por el riesgo de un conflicto “accidental” en el Golfo Pérsico.

Las entrevistas de Pompeo fueron difíciles. “Le dije claramente que nos preocupan las tensiones en la región y que no queremos una escalada militar”, dijo el jefe diplomático alemán Heiko Maas tras su reunión.

Poco antes el jefe de la diplomacia británica Jeremy Hunt dijo lo mismo: “Estamos muy preocupados por el riesgo de que se produzca un conflicto por accidente”.

¿Accidente? No hay accidente cuando acercas la antorcha al depósito de gasolina.

No se llama accidente; se llama provicación.

Más información:


Un agujero en WhatsApp permitió la instalación de un programa de espionaje israelí


Un agujero en WhatsApp permitió la instalación remota de un programa de espionaje desarrollado por una empresa israelí especializada, según The Financial Times

El fallo fue explotado por NSO Group, una empresa secreta israelí, que desarrolló su propia herramienta, Pegasus, para explotarla. NSO Group vende sus servicios principalmente a centrales de espionaje de Oriente Medio y Occidente.

La laguna permite espiar toda la actividad de un teléfono móvil con una simple llamada, incluso si la víctima no responde a ella.

Según Citizen Lab, un abogado de derechos humanos fue atacado por Pegasus el 12 de mayo. El programa permite localizar a su objetivo, leer sus mensajes y correos electrónicos y activar, subrepticiamente, el micrófono y la cámara del teléfono.

“NSO Group vende sus aplicaciones a gobiernos conocidos por sus repetidas violaciones de derechos humanos y les proporciona las herramientas para espiar a sus oponentes y críticos”, asegura Amnistía Internacional en una declaración fechada el 13 de mayo. “En agosto de 2018, un funcionario de Amnistía Internacional fue atacado por Pegasus, al igual que militantes y periodistas de Arabia saudí, México y Emiratos Árabes Unidos”.

La ONG anunció que presentaría una denuncia contra el Ministerio de Guerra israelí, la autoridad supervisora del Grupo NSO, “que ignoraba las montones de pruebas que vinculaban a NSO Group con los ataques contra los defensores de los derechos humanos [...] Mientras se vendan productos como Pegasus sin un control efectivo, los derechos y la seguridad de los funcionarios, periodistas y disidentes de Amnistía Internacional en todo el mundo están en peligro. Varias asociaciones israelíes han presentado denuncias similares.

viernes, 17 de mayo de 2019

Sortu cumple con lo aceptado

Sortu hace lindezas, a la vez que niega sus orígines abertzales y socialistas en su oratoria, cada vez que sistémicamente analiza un hecho vitalmente primordial para la supervivencia del Pueblo Vasco.

Una y otra vez falta al respeto a los cientos de vascas y vascos que han caido en combate y otros muchos que han luchado por la liberación nacional y social de Euskal Herria.

El señor Rubalcaba es un encubridor del GAL pero tambien un mentiroso y vosotros lo sabeis. Tambien dijo que Jon Anza se habia fugado con dinero de la organización armada ETA. Acordaros cómo Jon Anza apareció el 11 de Mayo, hace diez años de su desaparición y muerte sin aclarar. Todavía no os hemos escuchado o leído  un recuerdo, alguna forma de solidaridad o de denuncia política (medias palabras no valen). Vosotros y vosotras habéis subido a Rubalcaba a los alteres. El señor Rubalcaba era una persona de Estado capitalista, con todo lo que ello supone.

Sois unos egoístas (me refiero a la casta que cobra sueldo y posición social) y solo miráis vuestros intereses. Me hago una pregunta ¿por qué participáis en unas elecciones (españolas, vasco españolas o europeas) que son el mayor enemigo de la libertad del Pueblo Trabajador Vasco? Tampoco hace tanto tiempo que calificabais a esas elecciones como farsa, un circo… y reivindicabais y llamabais a la abstención, al boicot a no votar, etc.

Estais colaborando con el capital y la burguesía vasco-española. Por eso firmasteis la “ley de partidos española” y la constitución española os parece demócrata. ¿Cómo se puede digerir ese disparate?

La primera y segunda Internacional no fueron tan exquisitos como vosotros para poner en práctica vuestra social-democracia tan ruin y miserable. Espero que las nuevas generaciones que vienen nos pongan en su sitio, porque si ésta es la herencia social y política que vais a dejar al Pueblo Trabajador Vasco, no la queremos.

Por una abstención socialista revolucionaria
Gora Euskal Herria Askatuta
Por la revolución socialista vasca
Independentzia eta Sozialismoa